20/4/17



En el aquí de mi día a día voy sembrando ilusiones y cosechando realidades, he aprendido a arar mi camino, la tierra se endurece de vez en cuando y llegan a brotar piedras de recuerdos, en ocasiones no me siento tan fuerte para moverlas y otras veces con una sola mano las he tirado afuera de mi parcela, he de confesar que la mayoría de las veces no las he visto y tropiezo con ellas, un golpe más que me recuerda que tengo que aprender a mirar por donde camino y así es esto de vivir.